Arte en la muñeca | Ana Serratosa
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola

English

Art gallery, Valencia (Spain)


Arte en la muñeca

Más de 70 artistas han diseñado relojes para Swatch en el último cuarto de siglo

El mundo del arte ha ido siempre muy unido al paso del tiempo. De la imaginativa mente de Dalí surgieron sus célebres relojes blandos en su obra «La persistencia de la memoria», de 1931. Cuenta el genial artista que se inspiró en el queso camembert. Los relojes, como la memoria, se reblandecen por el paso del tiempo. Hace una semana abrió sus puertas la 54 edición de la Bienal de Venecia, donde, por cierto, el León de Plata al mejor artista fue a parar a manos de Christian Marclay por su vídeo «The clock».

La marca de relojes Swatch firmó un convenio gracias al cual se convierte en patrocinadora de la Bienal de Venecia durante dos ediciones: la de este año y la de 2013. Pero la relación de esta popular firma con el arte se remonta a más de 25 años. Unos 70 artistas, entre ellos nombres como Keith Haring, Mimmo Rotella, Iván Navarro o Christian Chapiron (Kiki Picasso), han diseñado relojes para la firma. Este año, la Swatch & Art Collection ha contado con la colaboración de grandes artistas, que se suman a la extensa nómina de la casa, y cuyas creaciones están expuestas en los Giardini de la Bienal veneciana.

Moda y cultura pop

Uno de ellos es el diseñador norteamericano Jeremy Scott, cuyos trabajos están a caballo entre la moda y la cultura pop. Ha creado tres llamativas piezas: Winged Swatch, Lighting Flash y Swatch Opulence. Uno de los relojes está enmarcado, como si fuese un cuadro más, otro lleva alas y el tercero semeja un rayo amarillo. En una línea bien distinta, el fotógrafo londinense Rankin —combina la fotografía con la dirección de documentales y vídeos musicales— ha diseñado ocho relojes con imágenes abstractas, líricas y de gran belleza que recuerdan ojos multicolores. El japonés Hiroyuki Matsura combina pintura y escultura. Sus coloristas personajes de ficción, que mantienen una estética manga, se incorporan a los seis modelos que el creador ha realizado para la firma suiza. Por su parte, el alemán Markus Linnenbrink ha ideado dos relojes, de nombres imposibles, en los que el artista utiliza reflejos de vivos colores y fondos de resina