Bill Thompson

"Tool box"

Javier Molins

En la muestra "Tool Box", el artista estadounidense Bill Thompson reivindica un concepto contemporáneo de belleza en el que la escultura deja de contemplarse como un monumento alejado del público, para convertirse en una obra que interactúa con el espectador.

En ella, piezas de superficies brillantes y seductoras incitan al tacto a través de la seducción de la curva y la atracción del color. Una exposición que parte de un bloque rectangular de poliuretano que Thompson es capaz de transformar hasta liberar las figuras y siluetas que surgen de su imaginación. Un proceso que se inicia con el artista dibujando, cortando y puliendo este material industrial para dar con la forma adecuada. Y concluyendo en curiosas formas orgánicas que cubría con varias capas de pintura de automóvil, consiguiendo colores brillantes y pulidos: fucsias, rojos, violetas, azules, verdes…
"Tool box" | Javier Molins

Obras

  • Fosil

    Bill Thompson

    "Fosil"

    2014

    54.00 x 27.00 x 14.00 cm

    Bloque de poliuretano

    Polvo de metal y resina

  • Split

    Bill Thompson

    "Split"

    2009

    46.00 x 41.00 x 20.00 cm

    Bloque de poliuretano

    Polvo de metal y resina

  • Wrangler

    Bill Thompson

    "Wrangler"

    2014

    100.00 x 69.00 x 18.00 cm

    Urethane on polyurethane block

  • Vanguard

    Bill Thompson

    "Vanguard"

    2014

    70.00 x 48.00 x 15.00 cm

    Bloque de poliuretano

    Polvo de metal y resina

  • Crag

    Bill Thompson

    "Crag"

    2014

    31.00 x 32.00 x 22.00 cm

    Bloque de poliuretano

    Polvo de metal y resina

  • Yard

    Bill Thompson

    "Yard"

    2009

    59.00 x 76.00 x 12.00 cm

    Bloque de poliuretano

    Uretano acrílico

  • Knuckle

    Bill Thompson

    "Knuckle"

    2014

    55.00 x 54.00 x 15.00 cm

    Bloque de poliuretano

    Polvo de metal y resina

Críticas

BILL

TOOL BOX

JAVIER MOLINS

En la muestra "Tool Box", el artista estadounidense Bill Thompson reivindica un concepto contemporáneo de belleza en el que la escultura deja de contemplarse como un monumento alejado del público, para convertirse en una obra que interactúa con el espectador.

En ella, piezas de superficies brillantes y seductoras incitan al tacto a través de la seducción de la curva y la atracción del color. Una exposición que parte de un bloque rectangular de poliuretano que Thompson es capaz de transformar hasta liberar las figuras y siluetas que surgen de su imaginación.

Un proceso que se inicia con el artista dibujando, cortando y puliendo este material industrial para dar con la forma adecuada. Y concluyendo en curiosas formas orgánicas que cubría con varias capas de pintura de automóvil, consiguiendo colores brillantes y pulidos: fucsias, rojos, violetas, azules, verdes…

Descargar crítica completa