Alejandro Corujeira

Alejandro Corujeira (Buenos Aires, 1951. Vive y trabaja en Madrid) La pintura es una constante dentro de su obra. Sus piezas, creadas a partir de lápiz de color, acuarela, grafito o pintura acrílica, muestran la elegancia del género y el dominio de la técnica, superponiendo capas de materia y colores para crear obras que atrapan la mirada del espectador. Unas obras que llevan a pensar en la esencialidad de la línea, la sensibilidad del color y la delicadeza de la poesía.

Obras

  • Un jardín para Agnes

    Alejandro Corujeira

    "Un jardín para Agnes"

    2009

    18 x 23 cm

    Lienzo

    Lápiz color, grafito, acuarela y acrílico

  • Aire de oriente

    Alejandro Corujeira

    "Aire de oriente"

    2009

    210 x 140 cm

    Lienzo

    Lápiz color, grafito y acrílico

  • Oceano

    Alejandro Corujeira

    "Oceano"

    2009

    22 x 27 cm

    Lienzo

    Grafito y acrílico

  • S/T

    Alejandro Corujeira

    "S/T"

    2015

    26 x 21 cm

    Lápiz de color sobre papel

  • Aire

    Alejandro Corujeira

    "Aire"

    2014

    40 x 35 cm

    Lápiz color y acrílico sobre tela

  • De la serie: Cuadernos del viento

    Alejandro Corujeira

    "De la serie: Cuadernos del viento"

    2012

    cm

    Papel y madera

    Lápiz color, grafito y acrílico

Biografía

Alejandro Corujeira

Últimas exposiciones

2017  El tórax de los sueños [The thorax of Dreams] Fundación Caja de Burgos, Burgos
          "La pauta leve", Galería Ana Serratosa, Valencia.

2016  Canciones accidentales [Accidental Songs] Galería Kernel, Cáceres

2010  "La elevación quieta", Museo Bartola, Gijón
          "El comienzo", Galería Marlborough, Madrid
          "La forma exacta", Cornión, Gijón

2009  "The accessible", dressed in salts, Marlborough Gallery, New York

2008  "El fruto y lo leve" (dibujos) Galería Marlborough, Madrid
          "Resplandor amarillo", Galería Miguel Marcos, Barcelona
          "Los rastros de la llama", Sala de Puerta Real, Granada

2006  Lo que queda de la certeza yotros lugares, Galería Marlborough, Madrid
           "Lo que crece y nos invita", IVAM,Valencia Galería La Nave, Valencia

2005  Obras sobre papel, Galería Marlborough, Madrid

2003  Galería Arteconsult, Panamá City, Panamá
          "Todo, el canto incluso, era mudanza", Galería Marlborough, Madrid, Spain
          Galería Mácula, Santa Cruz de Tenerife

2002  "La tarea del paisaje", Espacio Uno, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid 

OBRAS EN COLECCIONES Y MUSEOS

  • Museo de Arte Contemporáneo de Caracas
  • Sofía Imber MACCSI
  • Museo de Arte Contemporáneo de Panamá
  • Fundación Coca-Cola, Madrid
  • Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid
  • Spanish Bank Collection
  • Museo Municipal de Madrid
  • The Blanton Museum of Art, Austin, Texas
  • Instituto Valenciano de Arte Moderno IVAM, Valencia
  • Todisa Collection, Patricia Phelps de Cisneros Collection, among others

Exposiciones de Alejandro Corujeira

Presentación

PARTITURA EN EL AIRE

PARTITURA EN EL AIRE

ENRIQUE ANDRÉS RUIZ

No sería fácil, seguramente, encontrar entre pintores a alguno que abiertamente confesara su lejanía de la literatura, mucho menos de la poesía, porque quien más quien menos todos se declararán no ya amigos de poetas, sino asiduos lectores de versos, con los que darán por hecho que mantienen un comercio íntimo y productivo. Sería muy difícil, creo yo, encontrar excepciones a esto.

La tradición moderna, llamémosla así, una vez que la relación entre las palabras y las imágenes que se apoyaba en la antigua écfrasis quedó derogada, fue tejiendo una red de correspondencias (por decirlo baudelerianamente) o de equivalencias que ya no podía contar con la compartimentación de los viejos oficios y sus reglas particulares, sino con lo contrario, es decir, con la disolución de esas fronteras en el magma de una abstracción general —“total”, la llamó Wagner—, que viene a coincidir con lo que hoy mismo llamamos “Arte”, así, sin distinción de disciplinas. De ahí la delicuescencia a la que los pintores se suelen acoger cuando se les hace pensar en la poesía, en virtud de la cual y sin más concreciones declararán enseguida su afinidad y parentela con los poetas. El caso inverso —el de los poetas con respecto a la pintura— tradicionalmente no pasa, en general (en general, conviene repetir, a sabiendas de las gloriosas excepciones) de una afición por lo que las imágenes tienen de ilustrativo, por lo que representan, si es que representan algo, claro está.

Descargar crítica completa